Séptimo Capítulo: L'obscurité (Oscuridad)


Si cuando la tormenta llegue, me encuentro perdida, prometeme que tu seras mi guia, que seras parte de mi alma y que juntos veremos nuevamente el sol salir.








Era de estatura algo baja para una chica de su edad, alcanzaba el metro cincuenta y nueve por el momento, pero eso a ella no le molestaba. También era delgada y tenia un cuerpo bien formado gracias a su aficción al deporte. Esta vez llevaba el pelo recogido en un rodete no muy bien armado, por lo cual algunas mechas de su pelo lacio caian llegando mas abajo de los hombros y eso a ella le sentaba bien, su piel era bastante clara por lo tanto su pelo rojizo entonaba bien en aquella armonia de colores. Sus ojos esa mañana estaban bien definidos por un delicado delineado negro debajo de ellos y sus pestañas hacian juego estando bien arqueadas y de un color negro intenso. Reviso una y otra vez su uniforme, acomodo las tablas de su pollera gris y subio sus medias hasta que sintio un tiron en los dedos del pie, ato bien el moño celeste que colgaba del cuello de su camisa para finalmente tomar su saco gris y salir de la habitación.
Jeanne queria que esa mañana todo fuera perfecto, habian llegado al ultimo día de ensayo con Nicholas y mañana, al fin, estarian sobre el escenario en la competencia escolar, nada debia de molestarla ese día, tenia que estar tranquila y cuidar su voz para el dia siguiente.
Catherine se habia levantado más temprano y se habia ido, y con ella su viola. A Jeanne se le hizo algo extraño que se levantara temprano, pero "todos estarían igual este día" pensó. Ya habia pasado una semana desde su recaida, ahora se encontraba completamente bien y practicaba más seguido con su instrumento y por raro que pareciera, se llevaba mejor con Matthew y por más raro aun que parezca, casi no le hablaba a Aáron. Simplemente habia situaciones que no cerraban allí.
Sin embargo, insisto, ese día era sagrado, nada debia de molestarla ni afectarla. Las adivinanzas las dejaria para luego de la presentación.
Parecía que no era la unica ansiosa, pensó ella mientras caminaba por los pasillos de la residencia. Todos practicaban sin cesar. Se escuchaban guitarras, clarinetes, oboes incluso pianos mientras se avanzaba hacia la salida. Al salir de la residencia se encontro con chicos y chicas sentados en los parques revisando pentagramas y libros. Habian demasiados nervios en el ambiente y estaba poco a poco comenzando a afectarla. Siguio caminando con una sonrisa en el rostro dirigiendose a la Academia. Para llegar allí debia de atravesar el atestado parque y aunque la idea no sonara tentadora, debía de hacerlo.
Al caminar observaba el lugar, se sentia como si incluso el movimiento de las hojas en los arboles, el cual era delicado, se veia afectado a los ojos de ella y las hacian parecer tensas, temblorosas, inseguras, pero ella, pensó, tomaría coraje y seria como un aguerrido viento y las haria caer al suelo conociendo su final... al menos eso se le cruzo por la mente en ese momento.
Nicholas y Aáron venian detras de ella, un poco alejados por lo cual no notaron que ella iba delante. Frederic se les unio rapidamente, llevaba una cara que daba miedo incluso, estaba tan dormido y sus ojeras tan marcadas que incluso por ir entre nubes y ovejas se golpeo contra un chico mucho más alto que el lo cual le llevo una discusion de unos cinco minutos y un arreglo por parte de Aáron con el muchacho para que no lo matara.
- Esto se gana uno al no ser lo suficientemente alto. - Dijo Fred y siguio camino mientras el chico de gran estatura lo seguia con la mirada desde su lugar.
Los tres llegaron a las escalinatas que tenia la entrada de la Academia, se apoyaron contra el paredon de piedra que las rodeaba y se pusieron a charlar mientras esperaban a Matthew.
Las chicas al pasar no dudaban ni un segundo en acercarse a saludarlos, ¡pero es que era irresistible!, si uno los veia a los tres charlando animadamente, dandoles el reflejo del sol en ese hermoso día con la tranquilidad que los rodeaba, parecían modelos de revistas famosas. Los tres con sus sacos grises claros, sus camisas un poco salidas, sus corbatas no muy bien arregladas y sus cabellos danzando con el viento, ¡eran el sueño de toda chica!, bueno... de casi toda chica.
- Ustedes, vagos, ¡caminen! - Dijo Catherine bajando las escaleras mientras Rose, Lyla y Jeanne la seguian corriendo.
- ¡No entiendo nada! ¿Podria alguien dignarse a explicarme, por favor? - Decia Jeanne deteniendose a tomar aire. Las chicas habian corrido desde el salon hasta allí y ella las siguio como pudo.
- Rose y Lyla ya me comentaron lo que tienen pensado, me gusta la idea...- Dijo la chica de ojos celestes y porte de modelo acercandose a Frederic.- ¿Cuando empezamos?
- ¿Cuando empiezan que? - Dijo Aáron que tampoco lograba entender mucho.
- Umm...- Nicholas parecía pensativo mientras estaba con los ojos cerrados. Su cabello era arrastrado hacia atras por el viento dejando su frente y ojos descubiertos. A el, y unicamente a el, lo rodeaba un aura de total tranquilidad.
- No te duermas en un lugar así, Nicholas. - Dijo Jeanne entre la risa y la preocupación de que el pudiera dormirse también parado.
- No estoy durmiendo, solo pensaba y por suerte ya recorde de que hablan... - Dijo el chico a la vez que abria sus ojos marrones claros y miraba fijamente a la pelirroja la cual se sonrojo un poco. Aáron tocio al ver como la cara de Jeanne pasaba de un color claro a un color rojizo combinando con su cabello.
- Y bien...¿De que hablan?. - Interrumpio Aáron y Jeanne sacudio la cabeza y se quedo a la espera de lo que los chicos debian de contarles.
- Nada, ya luego se enteraran ustedes dos...¡Vamos chicos! - Lyla ahora tomaba las manos de Nicholas y Frederic interrumpiendo el momento en que nadie sabia como ocultar lo que estaban planeando.
- ¡Hey! ¿Van a algun lado sin mi? - Dijo Matthew que llegaba cruzando el parque del brazo de una chica de cabello negro ondulado largo y ojos verdes como el jade. Tenia una figura casi perfecta, tanto que parecía una modelo al caminar firmemente y con la delicadeza de una reina, al lado de un chico que no estaba muy lejos de parecer su compañero de trabajo, un principe y algo más.
Los chicos que lo veian venir giraron todos inconscientemente a mirar a Catherine.
- ¿Qué me miran? Idiotas...Vayamos al salón de ensayos que no lo deben de estar usando aun y aprovechemos que nos dieron la mañana libre para practicar en la academia. - La voz de la rubia poco a poco se iba quebrando y estaba a punto de estallar de furia, pero justo a tiempo se giro dejando que su largo cabello acompañara en la vuelta y entro al edificio murmurando quien sabe cuantos insultos, pero Rose llego a escuchar un leve pero potente "Mujeriego" antes de que se cerrara la puerta de vidrio.
Matthew vio a lo lejos lo que habia sucedido y miro a la chica que estaba a su lado y se rio.
- Sandy, luego nos veremos y seguimos practicando violín.
- Cuando quieras Stratford...- Dijo la morocha con una voz sensual y beso la mejilla del chico suavemente.
Las chicas al ver la escena de amor se agarraron la cabeza y entendieron el enojo de Catherine, ya que de lo que habia pasado en la enfermeria ciertamente ellas se habian enterado, así que simplemente dieron la media vuelta, se miraron y siguieron a su amiga. Los chicos por su parte, excepto Nicholas que estaba con los ojos cerrados nuevamente, perdieron la vista siguiendo a la morocha que ahora volvia a estar entre el mar de alumnos del parque. Matthew ya subia la escalera con la tranquilidad que lo caracterizaba y Nicholas toco los brazos de Aáron y Frederic para que empezaran a caminar siguiendo el camino que las chicas habian marcado.
Para cuando ellos llegaron Jeanne se encontraba apoyada de espaldas a la pared y cruzada de brazos por lo que parecia bastante enojada...Su plan ya comenzaba a fallar. Frederic toco a la puerta de la sala y las chicas lo dejaron pasar, a el y a Nicholas a Aáron le cerraron la puerta practicamente en la cara.
- ¿Pero que...? - Dijo Aáron al encontrarse con el vidrio de la puerta en la cara.
- Ninguno de los dos podemos pasar...
- ¿Y eso porque?
- Porque ellos dicen, supongo... - La pelirroja suspiro. - Encima tienen allí a Nicholas, ni siquiera puedo practicar...
Aáron se quedo pensando unos segundos y sonrio.
- Creo que hay algo en que puedes ayudarme, si es que quieres... - Jeanne lo miro intrigada, el no solia tratarla bien.
- No tengo nada mejor que hacer... - La chica se paro firme y espero a que el empezara a caminar. Tomaron un pasillo poco frecuentado por los alumnos y caminaron por varios minutos.
- ¿A donde vamos? - Pregunto la chica ya un poco cansada de tanto caminar.
- La academia es grande y al ser nueva te va a venir bien conocerla, no te quejes.
Jeanne le hizo burla por detras pero aun así siguio caminando hasta que llegaron frente a dos enormes puertas que ocupaban tanto de alto como de ancho practicamente el doble que la entrada a la academia. Ella admitía que la academia era grande, pero no imaginaba que tanto.
Al cruzar la puerta caminaron por un oscuro y ancho pasillo hasta llegar a unas escaleras las cuales las subieron con cuidado ya que no se podía ver mucho. Chocaron de frente con otra puerta y la abrieron. Aáron ayudo a Jeanne a entrar dandole la mano para que entrara, "es solo un gesto caballeroso" pensó ella en ese momento. Cuando vio donde se encontraba estaba detras de largas y enormes cortinas rojas de terciopelo que daban a un escenario que daba miedo de lo grande que era. Camino despacio hasta encontrarse a la mitad de el mismo y Aáron encendio las luces del edificio. Jeanne se encontraba parada a la mitad de un escenario digno de una gran opera. Desde ese lugar podia ver los miles de asientos vacios de todo el lugar. La decoración al estilo ingles antiguo era perfecta, era extravagante, pero delicada y ver el espacio vacio que habia para la orquesta simplemente la emocionaba. Por unos segundos la chica se sintio en el cielo.
- No sabia...No sabia que la academia tenia su propio teatro...
- Eso es porque eres nueva...Los estudiantes más viejos conocemos bien el lugar. La competicion de mañana sera llevada acabo aquí...¿Acaso no sabias? - Dijo el chico y la miro como quien miraria a alguien muy estupido por no saber ni a donde debia de presentarse a cantar.
- No...No me fije en ese detalle.. - Respondio la chica y se rio por la verguenza. - Bueno...¿Y a que vinimos aquí? - Dijo mientras aun observaba cada minusculo detalle del lugar.
- Como sabras los de 3ro tambien tenemos que hacer algo para la competencia y algunas chicas se juntaron y van a hacer un intento de opera...No se que va a salir de su intento...pero a mi me toco ayudar con el vestuario... - Jeanne empezaba a aguantarse la risa al escucharlo - Y tengo que coser y arreglar algunos vestidos...- Jeanne estallo de risa y ahora no podía parar, Aáron fruncio el ceño y se cruzo de brazos - No es gracioso francesita...
- Para...Pa...- La chica no podia ni hablar hasta que se calmo y se seco las lagrimas de la risa que le habia causado. - Para mi lo es...Los chicos no suelen saber coser...
- Mi madre es diseñadora...La tuve que ayudar algunas veces con cosas sencillas, así que algo he aprendido - Dijo el chico que ya no parecia enojado y se dirigia hacia el otro lado del escenario. - Sigueme...
Jeanne se quedo sorprendida al saber el oficio de su madre y le parecio muy interesante. Ella no solia vestirse con ropas caras ni nada por el estilo, pero la moda era algo que llamaba su atención.
Siguio al chico y subieron una escalera de metal que conducia a los cuartos de escenografía y vestuario, como a su vez se encontraban los cuartos preparados para los artistas allí.
Jeanne no perdio el tiempo e investigo cada una de las habitaciones que tenia el lugar, encontro viejas pelucas, grandes y antiguos instrumentos escondidos bajo montañas de polvo, trofeos escondidos en cajas, utileria rota y muchas notas tiradas por todos lados.
- Mañana por la mañana seguro van a limpiar un poco el lugar... - Dijo Aáron mientras revolvía en un cuarto.
- ¿Un poco? Esto necesita horas y horas de arduo trabajo...
- No te preocupes y ven aquí... - Jeanne entro al cuarto donde Aáron estaba y se encontro con cientos de hermosos y antiguos vestidos, otras tantas camisas, polleras, pantalones...Estaba todo el cuarto repleto del vestuario usado en las operas escolares. Desesperada por la vista que tenia frente a ella, la pelirroja empezo a sacar vestidos y ver como le quedaban frente a un espejo enorme de cuerpo entero que había en el cuarto.
- Bonitos, ¿no?
- Hermosos... - Dijo la chica mientras observaba un vestido carmesi.
- Tu vas a ser mi modelo... - Contesto sonriente el chico.
- ¡¿Yo que?!
- Vamos...Se nota que quieres probarte alguno... - Se rio al terminar de hablar. Jeanne lo miro algo confundida pero tomo el vestido que Aáron ahora le ofrecia. Se dirigio a un vestidor que habia en el cuarto y se lo puso. Al salir el chico se quedo sin palabras al verla y se sonrojo un poco.
- Definitivamente te sienta bien...
- Gracias... - Contesto algo avergonzada ella. Llevaba puesto un vestido bordo con detalles en color oro. El cuello y comienzo del pecho estaban totalmente descubiertos. Las mangas largas del vestido comenzaban desde un poco más abajo de los hombros por lo tanto el escote era pronunciado y bien marcado. El corset marcaba la figura de la chica haciendola parecer más delgada aun de lo que era a pesar de estar un poco suelto. La caída de la falda del vestido era perfecta, no era muy voluminoso y coincidia a la perfección con la estatura de la chica logrando así que la seda caiga con delicadeza y naturalidad conviertiendola en una antigua princesa por pocos minutos. De hombro a hombro una franja de precisas y brillantes flores decoraban el comienzo de aquella preciosa prenda, la misma trama se repetia en el borde de las mangas y en el borde de la falda. La parte de arriba del mismo era de terciopelo, mientras que la parte inferior era de seda autentica, todo en los dominantes tonos del rojo.
Jeanne no dejaba de mirarse al espejo y no podia evitar notar que el vestido combinaba con su cabello produciendo asi la sensación de que estaba diseñado especialmente para ella.
- Dejame acomodar el corset y marcar una parte con alfileres que es donde debo de coserlo.
- Claro... - Dijo la chica mientras que el se acercaba y muy concentrado realizaba su labor. El chico se agacho para recoger la falda luego de ajustar las cintas del corset y mientras tanto ella se detuvo a mirarlo. No conocia esa faceta de Aáron en la que el se veia tan concentrado y tan laborioso. Ciertamente era extraño, pero le gustaba como sus ojos iban de aqui a alla en la tela y la seriedad al hacerlo.
- Listo, dejame ver... - El chico dio unos pasos a atras y luego se acerco y coloco un alfiler marcando un lugar del vestido que estaba algo descocido. - Hecho, ya te lo puedes sacar... - Jeanne dio un paso y no pudo pasar nada más vergonzoso que lo que ya parecía costumbre entre ellos. Su pie se enredo con el vestido y Aáron en la desesperacion de ver que la chica se caóa se coloco delante de ella y ambos cayeron al piso. Se escucho el ruido de la cabeza del chico al golpearse y el grito de Jeanne al caer. Como era de esperarse, ella quedo tendida con el vestido sobre el cuerpo de Aáron, el pelo de ella caía sobre la cara del chico y al levantar el rostro para ver como se encontraba, sus miradas y sus respiraciones se encontraron por un segundo. Ojos del mismo color ahora solo se miraban el uno al otro en unos pocos segundos de inseguridad y nerviosismo, Aáron tomo a la chica por la cintura tocando las cintas del corset que apresaban el cuerpo de la chica, acerco un poco más su rostro a ella y en ese mismo momento la chica levanto la vista a la puerta.
Bajo el marco de está se encontraba parada una chica de pelo rubio muy claro y no muy largo, recojido en un delicado rodete, piel casi blanca pero con un rojo muy delicado en los pomulos y con ojos azules oscuros, tanto así que al encontrar su mirada con Jeanne, con una expresion de enojo en ellos, la princesa tendida sobre el chico creyo que una ola negra la sumergia en un mar de oscuridad. Era pequeña de estatura pero unos dos centimetros más alta que la pelirroja, de piernas delgadas y una cintura pequeña.
Frente a Jeanne se encontraba otra muñeca de porcelana y su plan del día perfecto, acababa de terminar.
- ¿Interrumpo? - Dijo con una voz un poco aguda pero muy delicada y con un acento que a Jeanne le sonaba familiar.
- No, para nada...Solo nos caimos... - Jeanne se rio nerviosa y se levanto rapidamente intentando acomodar el vestido y no clavarse ningún alfiler - ¿Estas bien? - Pregunto al chico.
- Perfecto... - Dijo en un tono ironico y molesto Aáron mientras se levantaba del suelo y al hacerlo se paraba frente a la chica que acababa de llegar. - Gabrielle...¿Qué haces aquí? ¿No estaban practicando en nuestro salon?
- Si, pero vine a dar una vuelta, queria verte Aáron... - Contesto en tono jugueton cambiando la mirada a una muy tierna que la hacia parecer una niña pequeña.
- Pues yo no... - Murmuro molesto y se dio la media vuelta a acomodar algunas prendas.
- Creo que no nos conocemos... - Dijo Gabrielle volteando a Jeanne.
- No, creo que no - Sonrio la pelirroja. - Jeanne Rennart, un gusto. - Jeanne extendio su mano.
- Gabrielle Rouseeau, alias, tu peor pesadilla...- Dijo en voz baja lo ultimo y tomo la mano de Jeanne apretandola con fuerza y con una mirada ciertamente maquiavelica.
Jeanne ahora tenia una nueva enemiga...¿O quizas ya llevaba un tiempo siendolo?.






|

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso fue rápido wii,
Me gusto mucho el capi, Esa Gabrielle me cae mal...
demasiado...
(peor que Inoue con eso te digo todo)
Algo mas que lindooo s ele vioo a NIcholasss xDDD
Hay has otra escenita de Mattew con Catherine, adoro esa parejita ♥
Bueno cuidate muxo espero el siguiente capi que sea mas largoooo ( vale no me quejo luego me castigas abu T_T )
cuidese muxo, se le quiere.
Besos! suerteee
Byeee
Atte: Marcia =P

Anónimo dijo...

muy lindo capitulooo!
ya hay varios "romances" a la vez para cada uno de los chicos...
asiq parece q las parejitas q "estaban" formadas van a sufrir competencias...
jejeje!
inoportuna total Gabrielle...
ya me preguntaba cuando iba a aparecer xq la habia visto en la presentacion de personajes...
como te digo siempre:"cada vez se pone mejor!"
bsos!
Manu

Anónimo dijo...

me encanto, creo que es el capitulo que mas he disfrutado, a parte d eimaginarme el vestido de jeanne, tambien me imagino los romances que estan por iniciar.

Gabrielle no me cae mal, es mas me gusta que le ponga cierta intriga a la trama, las cosas que son mas dificiles o que cuesta trabajo conseguir, son las que mas se atesoran y se disfrutan.

Un besho grande

Su Maaaaa

musou-hana dijo...

waaa nueva enemigaa TOT

y me encantó el vestido ese */*

o sea que...Jeanne y Aaron____1313 *0* siiiiiiiiiiiiiii



continualo


*---*